lunes, mayo 07, 2012

Un pequeño cuento de Pablo

Hace dos semanas, en el cuaderno de expresión escrita de mi bajito mayor, encontré una pequeña actividad que tenía que realizar. Se trataba de imaginar y continuar con un cuento del que la profesora les daba el comienzo. Me gustó mucho lo que escribió; su letra no era la mejor y su profe (coincido con ella) dice que es telegráfico cuando redacta, por más que le insisto no he conseguido que deje de ser tan escueto y conciso. Igual le viene bien en el futuro porque sabe sacar las ideas principales de lo que lee, es un valor que se está perdiendo y es muy útil en los estudios.

 

 A continuación transcribo su relato, con su consentimiento claro, lo que escribió lo he puesto en cursiva, y sólo he arreglado dos tildes que andaban algo "descarriladas". El comienzo era el siguiente: 

"Había una vez una rana que quería ser tan grande como un buey. La rana comía y comía sin parar, engordaba y se hinchaba, y constantemente preguntaba a las demás ranas si era ya tan grande como el buey " ...... Y lo era, la rana fue muy feliz. Entonces la rana fue a jugar con más ranas pero, siempre que jugaba las aplastaba; se fue a su estanque, se puso encima de un nenúfar y se iba hundiendo. Finalmente se pinchó con una roca volvió a su tamaño y comprendió que no necesitaba ser diferente para ser feliz.

Es muy breve, ya lo he comentado antes, pero me emociona leer lo que escribe. Cuando tenía más o menos su edad quería ser escritora, escribía historias de una familia García imaginaria con dos o tres hijos en un cuaderno de dos rayas que tenía heredado de mi hermana. Es simplemente, amor de madre.

¡Buen comienzo de semana!


4 comentarios:

  1. Anónimo9:18 p. m.

    ¡Me encanta! Muy bonita la historia Pablo, y el mensaje muy acertado. Besos para los tres, les quiero mucho,

    Mini

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros también te queremos tía Mini. Besitos.

      Eliminar
  2. Es precioso, no me extraña que se te caiga la baba...y lo de ser conciso, mira los haikus, los twitter...lo importante es lo que escribe. Me encantó!

    ResponderEliminar
  3. ¡Que bonitas, la historia y la moraleja!
    Yo también me emocionaría si fuera mi hijo.

    besitos

    ResponderEliminar