miércoles, agosto 02, 2006

Las ocupaciones de los bajitos

La semana pasada, durante las tardes de calor, en las que no se puede salir porque se nos achicharra el cerebro, puse a los bajitos a pintar con acrílicas unas botellas de leche vacías, con la intención de hacer un juego de bolos casero. A Pablo le encantó la idea, a Daniel al principio, se aburrió relativamente pronto. Todavía tiene que depurar más "la técnica" porque Pablo se empeña en pintar sobre lo ya pintado y al final queda un pegote de color oscuro y media botella sin pintar; mientras que Daniel hacía trazos de distintos colores y no terminó de cubrirla de pintura. Se lo pasaron muy bien, y terminaron en la ducha antes de tiempo porque como hacía calor se quedan en calzoncillos y pañales toda la tarde y se pintaron piernas y brazos.


A lo que le ha cogido el gusto Daniel es a abrir el armario donde guardo los calderos y sacarlos para ir poniendo y quitando las tapas. Al principio se lo prohibí, hasta los castigué en el rincón más de una vez, pero con él no hay no que valga y he terminado por dejarlo, por lo menos cuando está con ellos yo puedo hacer algo más en la cocina. ¿Y si le estropeo su carrera de cocinero por no dejar que juegue? Hay otras cosas que me molestan más y que no le dejo como abrir el congelador, que no hay manera (ya lo he castigado decenas de veces, explicado que no se hace, que está muy frío, etc.), los cajones en los que guardo la batidora y otras cosillas de la cocina, las puertas donde guardo el aceite, vinos y vinagres (cristal), y las puertas donde está la basura, que le encanta echar pequeños papeles o plásticos que se encuentra. Con Pablo no tenía muchos problemas de este tipo, se lo decía un par de veces y ya no lo hacía más, le dejaba hacer dos cosas y no salía de ahí. Daniel es más inquieto, no para y siempre quiere hacer lo que le digo que no se hace.

8 comentarios:

  1. A Migue le pasa igual. Tiene que curiosearlo todo. Por suerte, no sabe abrir las puertas de la cocina.

    Yo lo que hago es implicarlo en lo que estoy haciendo (cuando se deja, claro). Por ejemplo, le dejo que me ayude a sacar el lavavajillas, a guardar la compra, a poner la mesa...

    ResponderEliminar
  2. Que dificil controlar a los niños y alejarlos de los peligros!!!

    ResponderEliminar
  3. Que ternura, desde ya se ve que le va a gustar la cocina...

    ResponderEliminar
  4. A mi me pasa lo mismo, sobretodo con abrirme la nevera... Cada vez que tene hambre me habre la nevera y mira lo que hay y me pide lo que le apetece.
    Antes cuando se acercaba la hora de comer o cenar, siempre le engañaba y le decia que no tenia petit suis o actimel, pero ahora ya no hay quien le mienta!!!

    Desde que esta en casa a veces desayuna un par de veces: cuando le toca y a media mañana alguna fruta o actimel (es que esta un poco obsesionado y se los toma de dos en dos).

    ResponderEliminar
  5. ¿Has probado a colgar una cortina o tela negra dentro de los armarios conflictivos ? Es lo que mi madre hizo con nosotras (Dice ella, yo no me acuerdo) Parece que le funcionó

    ResponderEliminar
  6. Malglam yo intento hacer lo mismo, y responde bien, pero no puedo ocuparlo con todo.

    Lolita, ni te lo imaginas lo dificil que es, sobre todo cuando estás intentado hacer de comer y él está alrededor.

    Mamasita, gracias por tu comentario, ya me gustaría a mí.

    Miskah, te entiendo porque Pablo ya no se cree cuando le digo que no hay tal cosa, tengo que enseñarle la nevera para que lo compruebe.

    Pilar,no he intentado lo que dices, porque no se me había ni ocurrido, no sé si funcionaría.

    ResponderEliminar
  7. No le cercenes su carrera de chef estrella!!!(ja, ja!!)Un recurso para cuando mi hijito se pone demasiado explorador por mis pobres armarios es ofrecerle algunas de las cosas que no se rompen y colocarselas en el piso para que juegue, con agua, por ej.
    A mi me resulta!

    ResponderEliminar
  8. Daniel tiene una carita de pillo!!!
    Vaya si se lo pasa bomba!

    ResponderEliminar