viernes, octubre 28, 2005

Las "pastillas de colores" de Pablo

Comentando hace cosa de un mes el problema que teníamos con Pablo y el baño, que tuvo una época en la que no quería bañarse, mi amiga Menchu, también madre de dos bajitos que se llevan 20 meses, me contó que ella le compraba unas "pastillas de colores" que se echaban en el agua del baño y la ponía de colores. Ella les decía que hacía magia y los niños encantados. Nosotros dijimos eso de "con probar no pasa nada" y sí que pasó; Pablo no se resistió a la magia de colores y se metió en la bañera, el problema era luego sacarlo. Las pastillas se venden en Imaginarium, vienen en bolsitas de unas diez con colores rojo, amarillo, verde y azul, aunque para que dejen suficiente color hay que echarlas de dos en dos o incluso tres de un mismo color, dependiendo de la cantidad de agua.

Aunque han tenido mucho éxito en casa, Pablo ha vuelto a dar problemas para bañarse, no siempre es por no querer entrar en la bañera; a veces es porque quiere seguir bañándose o porque una vez que se baña con uno de nosotros quiere seguir bañándose con el otro. Ya hemos tenido que meternos en la bañera "obligados" porque sino no había manera de sacarlo a él. Otras veces aguantamos el chaparrón y dejamos que patalee hasta que se le pasa. Los fines de semana no hay problema porque sino se baña por la noche lo hace por la mañana, otra fuente de discusión porque puede "antojársele" bañarse dos horas después, cuando ya le toca irse a la cama. Y es que es el espíritu de la contradicción (a nosotros nos toca paciencia, mucha paciencia).

Lo de ir a comprar las pastillas o hablar de ellas ya es fuente de cachondeo entre nosotros porque imagínate oirle decir a tu hijo "quiero pastillas de colores" en pleno centro comercial. A ver si piensan que drogamos al bajito ;)!!


Esta foto la sacamos hace unos quince días, en la rambla de Santa Cruz, a Pablo le encanta este tren.

7 comentarios:

  1. A mi me pasa lo mismo con Jan. O no quiere entrar, o no quiere salir.

    Pero wapa, te veo con mucha moral... nosotros le sacamos de la bañera, patalea un ratito, y a los dos minutos ya no se acuerda... o está llorando por otra cosa distinta!!! :)

    ResponderEliminar
  2. olivia-p10:57 p. m.

    a nosotros también nos pasó lo mismo, entonces aún no había nacido la nena o era muy peque, la solución, hihi, me da casi corte, nos metíamos con él, no sé cómo pasó. Sabes, en las vacaciones un día no quiso hacer pis en todo el día, creo que llevó mucho susto cuando tiró mucho de la pielecita el día anterior, lo llevé varias veces al retrete pero me decía que no no, y montaba cada berrinche!. Al final, sobre las ocho de la noche se nos meó, ay ay y ahí fue todo. Al día siguiente tampoco quiso al levantarse y a la hora me dice todo contento "mamá quiero hacer pis", después se vanagloriaba, ya ves ;)

    ResponderEliminar
  3. Es totalmente normal que no se quiera bañar. A mi me pasa que cuando mi hijo no quiere hacer algo que a mi me parece muy importante que haga y estoy decidida a hacer que lo cumpla: Le doy una larga explicación de razones por las que hay que hacer tal cosa y luego le pregunto por que no quiere. Luego a hacerlo. Y si llora, no retarlo, decirle que está enojado porque no quiere, pero que es importante hacerlo y todas las razones de antes.
    Lo del baño es un clásico totalmente normal de la edad y enseguida se les pasa. Ya me va a llegar a mi también. Pero lo que si me pasa es la batalla para salir del baño. Yo antes lo apuraba en realidad no porque hubiera algún apuro sino porque yo me aburría, así que decidí llevarme algo para hacer al baño mientras él disfruta de su "pile", como le dice. Hago una llamada, leo, tejo, en fin...Una estrategia que me sirvió mucho para evitar un mal momento y darme cuenta que mi exigencia de salida del baño tenía que ver conmigo y no con él.
    Saluditos!!!

    ResponderEliminar
  4. En ese sentido tengo mucha suerte...a mis peques les encanta el agua...y lo que me cuesta es sacarlos de la bañera...no vendran algunas pastillitas de colores para que los saque de la bañera sin que se enfaden???
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Bueno, una vez más si una no se consuela es porque no quiere. Ya veo que lo del baño es una lucha diaria para todas. En casa quien se encarga del baño de Pablo normalmente es Pedro, porque yo le doy de comer a Daniel y preparo la cena. Por explicaciones que no sea, que casi nos ponemos muy pesados, intentamos dejarlo todo el tiempo que él quiera pero cuando pasa más de media hora y se está quedando como una uva pasa hay que sacarlo!!

    ResponderEliminar
  6. Hummm Maya me ha dado problemas con el ba~o pero no tanto. Trato de hacerlo antes de comer, para que se salga porque la comida esta lista y bueno tiene hambre y se sale.

    Para meterla a ba~ar a veces se niega, y le digo por ejemplo, cuando termine lo que estas viendo tele "tienes" que ba~arte, y bueno al llegar el momento ocurre sin problema. Es como dejarla ganar un ratico pero a la final se hace lo que uno diga.

    ResponderEliminar
  7. Hola Carmen: Quería contarte que ayer comenzó mi hijito a darme problemas para entrar a bañarse. Con lo que le gustaba...
    Además de las explicativas, se me ocurrió algo y resultó. Le llené la bañadera, le traje lo que me pedía para jugar (su león de juguete) y le dije que se iba a bañar, el león y él. Le dije que se meta cuando tuviera ganas, pero debía bañarse. Que yo iba a esperar. Y funcionó!!! Fui a buscar las toallas y cuando volví se había metido solo en la bañadera. Después no quería salir, por supuesto. Ja, ja!!

    ResponderEliminar