sábado, abril 08, 2006

Recuerdos de un embarazo y parto

Hoy hace ya tres añitos que nació Pablo. Todavía recuerdo la larga noche del parto, y la emoción del primer encuentro con mi bajito. A pesar de doce horas de parto, una fase de expulsión bastante aparatosa, con un señor casi sobre mí dándome "apretones" en mi tripa (luego descubrí que era una técnica y que tenía un nombre: maniobra Kristeller) y el ginecólogo ayudando a que naciera el niño con una ventosa; cuando me pusieron a mi bajito sobre mi pecho fue alucinante. No me creía que esa cosita llena de vida hubiese estado dentro de mi, y mira que me daba pataditas en las costillas el "condenao" antes de nacer. Desafortunadamente el parto tan largo y tan movidito, se me olvidaba la hermosa episiotomía, el "curso de bordado" que realizó el ginecólogo conmigo (así sería el estropicio que quiso hacerlo personalmente), luego me dirían que tenía un gran hematoma por el uso de la ventosa y el dolor de costillas por la dichosa maniobra; que no podía casi sentarme por lo que no pude darle el pecho en condiciones a mi bajito hasta un día después.

Cuando recuerdo el parto, sin epidural, sólo con unos calmantes que me provocaron bastante somnolencia; no me afecta demasiado, cuando iba a tener a Daniel lo que me preocupaba realmente era el día siguiente. Me quedé tan echa polvo que tardé casi veinte días en recuperarme; supongo que parte del problema fue el que tuviera que hacer reposo desde prácticamente las 25 semanas de embarazo porque tenía contracciones cada dos por tres, de hecho estuve ingresada por una infección de orina que se complicó y me puse de parto dos veces con unas 22 semanas. Menos mal que la dilatación no era lo mío, me pusieron la medicación oportuna (Prepar en vena) y no pude levantarme en varios días, si han oido los efectos secundarios de este medicamento sabrán que te dan unas taquicardías horribles, sudores, etc. No lo pasé demasiado bien, sobre todo porque odio las agujas y estuve casi quince días con ellas puestas; después de 20 días en el hospital y de ver como muchas compañeras de habitación se marchaban, alguna con resultado más bien malo, me dieron el alta y me dijeron que debía estar en reposo hasta las 36 semanas al menos. Nada de paseos, nada de sexo, incluso el ginecólogo me prohibió acariciarme la barriga porque estimula las contracciones. Luego me enteré que había algo hereditario de por medio, que mi madre y otras tías y primas mías habían tenido problemas similares, con el embarazo de Daniel pasó lo mismo, aunque me pusieron medicación cada ocho horas y cada vez que tenía contracciones muy seguidas tenía que pararme y descansar.


Bueno el resultado salta a la vista, un amorcete de tres años ya que nos alegra la vida, vale la pena todo lo pasado viendo a este bajito. ¡Muchas felicidades Pablo!

8 comentarios:

  1. Me has recordado a mi parto, claro que por suerte todo acabo en cesárea 6 horas después. Pero hubo un punto en esas 6 horas que yo ya casi perdí el conocimiento de dolor... no se si pq eran más de las 12 de la noche o es que yo ya no podía aguantar el dolor que a pesar de que me estaban provocando las contracciones estas empezaron a ser cada vez más distanciadas y yo me dormía (¿?) entre una y otra.
    Como no dilataba y ya llevaba 11 días de retraso, había roto aguas y habían salido de color verde (pobre niño) decidieron no hacerme sufrir más, me pusieron la epidural y para el quirofano.
    Pero vaya duerante el embarazo por suerto no tuve ni una sola complicación, ya te digo, la única complicación es que mi hijo estaba tan comodo dentro que no tenía intención de salir... ¿tú crees que cuando tenga 40 aún estará en casa? Por la cómodidad digo ;p

    Igualmente felicidades por el cumple3.... a pesar de todo siempre vale la pena.

    ResponderEliminar
  2. Hola preciosa!!
    Felicidades por el cumple, aun no me he atrevido con la maternidad. Rollos mios, paranoias mias, ya sabes. Pero admiro la valentia de las madres, empezando por la mia :)
    Me encantaria que me pasaras el dato de los tintes naturales, estoy deseando ponerme a ello :)

    ResponderEliminar
  3. Muchas felicidades, Pablo!! Ya sabes que me encanta tu bajito menos bajito, está cada día más hermoso.

    Mil gracias por compartir la historia de tu parto... Cuando mi peque cumpla un añito ya os contaré el mío ;)

    ResponderEliminar
  4. Felicidades por el cumple Pablo!!!! y felicidades a la mami tambien !!! Esta precioso tu bajito!!!
    Que bella al compartir la historia de tu parto. Al leerte tambien vino a mi mente mi parto, y en agosto proximo hare 4 años uf! son momentos dolorosos que bien valen la pena vivirlos verdad?
    Abrazos,
    Toni

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por sus comentarios chicas. Cuando me enfrenté a mi segundo embarazo procuré no pensar demasiado en el parto, y cuando llegó la hora lo tenía claro: sin epidural porque iba a tener más complicaciones que ayuda (mis puntos débiles son la cabeza y la espalda a lo primero que afecta esta anestesia) y sabía que los dolores cesarían en cuestión de unas horas y tendría a mi pequeño en brazos. Vale la pena todo cuando los ves después!!

    ResponderEliminar
  6. Desde luego vale la pena, sobretodo cuando el resultado son un par de bajitos sanotes!!!
    Felicidades Pablo, con un poco de retraso...

    ResponderEliminar
  7. Felicidades para el cumpleañero y para la mamá, por supuesto!

    ResponderEliminar
  8. Muchas felicidades!!!! Que maravilla el resultado por más que cueste...

    ResponderEliminar