jueves, marzo 30, 2006

De poesía

Últimamente siempre me pasa lo mismo, no recuerdo bien las fechas en las que tengo que terminar algo, se me pasa el tiempo volando y no me doy cuenta del día en el que vivo hasta que casi ha terminado; en fin tengo un despiste supino. Esto viene a cuento del concurso que Mae había realizado en su blog por cumplirse dos años desde que está en la red. A mí me llegó la noticia a través de Olivia, después de su concursito fotográfico; me resultó bastante interesante y el premio nada desdeñable: unos calcetines tejidos a mano por Mae. Desde que lo leí pensé en el texto que iba a mandarle, se trataba de fragmentos literarios que nos parecieran hermosos, ella los leería y elegiría el que más le gustase. Me gusta mucho leer, era una lectora empedernida antes de mis bajitos, ahora puedo estar leyendo el mismo libro durante meses, una o dos páginas alguna noche que otra, y tengo otros haciendo cola; supongo que dentro de nada ya podré dedicarle algo más de tiempo, cuando los bajitos crezcan y no haya que estar encima de ellos todo el rato.

El plazo acabó ayer, y yo pensando en que tenía más días no busqué un poema que había leído hace poco en un mural sobre autores canarios en el instituto donde trabajaba. Lo conocía desde hace mucho pero con música, un grupo musical de aquí había hecho una canción de este poema, y yo no sabía ni quién lo había escrito. Ahora ya lo sé, se trata del poeta grancanario Agustín Millares Sall y trata sobre los poetas en una época díficil de la historia española (1949). El poema se titula Yo poeta declaro y lo transcribo aquí para compartirlo con tod@s ustedes, espero que les guste:

Yo poeta declaro que escribir poesía
es decir el estado verdadero del hombre
es cantar la verdad es llamar por su nombre
al demonio que ejerce la maldad noche y día.

El poeta es el grito que libera la tierra
la primera montaña que divisa la aurora
la campana que toca la canción de la hora
el primer corazón que lastima la guerra.

Colocado en vanguardia sin que nunca desate
su unidad con los pueblos su visión del conjunto
el poeta es el hombre que primero está a punto
para hacerse con bríos a la mar del combate.

El poeta es el pueblo que a morir se resiste
en la súbita noche donde todo se olvida.
Donde no hay libertad no hay poeta con vida.
Ningún pájaro vuela donde el aire no existe.

Yo poeta declaro que la cólera es una
cuando hay algo que atenta contra el sol que nos guía.
Languidece el poeta si la tierra se enfría
cuando no hay corazón ni justicia ninguna.

Yo poeta declaro que en duro camino
del tiempo el poeta se halla siempre un hermano.
Yo poeta declaro que el poeta es humano
aunque a veces nos haga presentir lo divino.


Agustín Millares Sall, en La estrella y el corazón (1949)

3 comentarios:

  1. buenoooo, yo casi me despisto porque el libro que quería no lo encontraba y al final con prisas le mandé un texto nada literario, chulo pero no merecedro de calcetines, así que mal de ... ;)

    ResponderEliminar
  2. si te sirve de consuelo, yo lo dejé desde imposible desde el primer día. desde la mudanza que no tengo ni idea de dónde estan mis libros.

    pero lo he pasado genial leyendo los favoritos de los demás. :)

    ResponderEliminar