viernes, junio 24, 2005

El sueño de mis locos bajitos

Hace unas noches que no dormimos bien en casa. Primero fue Daniel con sus lloros y sus intentos de girarse en la cuna; cuando se atascaba y no podía, se ponía a lloriquear y se despertaba. Le ha tomado el gusto a ponerse boca abajo y me da un poco de respeto, por lo del síndrome de la muerte súbita que dicen que es más común si duermen boca abajo. A veces me despierto y miro la cuna para ver si se ha dado la vuelta o no y colocarlo nuevamente boca arriba o de lado.

Hace dos noches fue Pablo el que tuvo problemas. Me desperté a eso de la una de la mañana y lo oí hablar, me fui a su habitación y me acosté junto a él, no paraba de hablar y al tocarle la cabeza sentí que tenía fiebre. Lo dejé un rato más hablando, decía:"hola, mami. Hola hermanito, cochino tiene caca, cebolla, etc." Intenté tranquilizarlo acariciándole la cabeza y la espalda, le di paracetamol para la fiebre y me quedé un rato más, hasta que oí a Daniel. Ya Pedro se había levantado y cuando volvía a la habitación de Pablo, éste se había despertado y se había ido al salón. Me pidió agua y al final terminó en nuestra cama, hablando continuamente, aunque ya despierto. Ya eran más de las dos y después le pidió a su padre irse al salón de nuevo. Allí estuvo un rato hasta que se durmió y Pedro lo llevó a su cama para que volviera a despertarse a las cinco. La fiebre como vino se fue, porque al día siguiente no tenía, aunque estaba un poco desganado, no tenía mucha hambre y en la guardería durmió más de dos horas y tuvieron que despertarlo. No le hemos notado nada más, sólo que tiene más moquitos.

La noche de ayer también fue movidita, antes de acostarlos y después. Aunque Daniel durmió bien toda la noche; a Pablo le entró el insomnio (debe ser el calor) y se pasó casi un par de horas dando vueltas en la cama. Cuando teníamos que levantarnos por la mañana menos mal que Daniel llamó para comer porque nos habíamos quedado dormidos los dos (Pedro sale a caminar temprano) y Pablo se desperezó un momento, vió que le estaba dando el pecho a Daniel, y siguió durmiendo un rato más.

Hoy están dormidos desde hace una hora escasa, hace mucho calor, unos 27 ºC dentro de casa. Vivimos en un cuarto piso, el último del edificio y nos da el sol a última hora de la tarde, además de calentar la azotea durante todo el día. Mañana bajaremos los ventiladores del trastero, a ver si nos refresca un poco.

5 comentarios:

  1. Dicen que el calor tambien es una posible causa de SID asi como lo es el dormir boca abajo. Asi que es buena idea que busquen los ventiladores...

    La Maya tambien le ha dado fiebre de un dia sin ningun sintoma mas... rarisimo.

    Que comico como hablan de noche no? Maya tambien habla dormida de noche, y dice "vaca muuuu, cochino oink oinkkkk, pato cua cua... " y asi sigue.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, tod@ tenemos los mismos temores. Dicen que los de pecho no corren tanto peligro, eso me tranquiliza algo.
    Gracias por visitarme, aunque hoy el servidor no me permite acceder al blog ni postear sobre mis vacaciones, brrr, lo intentaré.
    La nena cumplió 11 meses y le salieron tres dientes a la vez! tuvo hasta 39 de fiebre y yo preguntandome si el sol le habría afectado bajo la sombrilla. Lo malo es que me rechazó los alimentos habituales y volvió a la teta ¡socorro! ¿que tipo de leche puedo dar después de casi retirarla?

    ResponderEliminar
  3. No sé si será el calor pero ahora también tiene fiebre Daniel, espero que sea sólo un día porque no le noto nada raro excepto la fiebre en sí. Parece que ha refrescado un poco con el viento alisio de por aquí, esperemos que se mantenga un poco más.

    Según dicen no está comprobado científicamente que la salida de los dientes tenga que dar fiebre, en el caso de Pablo no tuvimos ningún problema, sólo las babas, ahora le están saliendo sus últimas muelas de los dientes de leche y no sé si la fiebre fue por eso.

    A Daniel también le están saliendo los dos incisivos de abajo y lo que hemos notado es que se babea mucho y se mete las manos en la boca. ¿La fiebre? ya veremos mañana.

    Bienvenida Olivia, aunque seguro que empiezas a trabajar de nuevo y no te hará tanta gracia. Lo de la teta no creo que le debas dar mucha importancia a la calidad de la leche. No creo que varíe mucho de cuando lo dejaste, pero ¿aún te queda? A mí me disminuyó casi drásticamente cuando lo dejó Pablo y no volvió a intentarlo más tarde, así que no sé si me hubiera recuperado.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo2:01 p. m.

    Hola soy Toni, la palmera de pro.
    Hoy quiero felicitar a mi amigüita Carmen por ser su santo... ¡¡ole!! ¡¡Viva la Virgen del Carmen!!
    No sé nada de informática ni de estas cosas de "blogs" que tan bien conocen Carmen y Pedro y, de hecho, no sé si este mensaje... perdón ... quiero decir comentario, quedará aquí sin que nadie lo vea o por el contrario se difundirá por el insondable mundo de internet, así que seré discreta, por ser mi primera vez. Sólo quiero decirle a Carmen que la quiero mucho, que es una madre estupenda, una gran amiga, una mujer creativa e inteligente y muy talentosa (tienen que ver las labores que hace... ¡¡tiene unas manos!!...) y que me encantan estos días de santo y cumpleaños porque son ocasiones ideales para decirles a la gente que la queremos. Aparte de eso tengo que confesarte que, siendo todo esto verdad, lo que más me está gustando de ti son esos dos piojitos maravillos que están para comérselos. Lo siento Carmen, pero las nuevas vidas nos comen el terreno. Así es y así debe ser. Que pases un buen día. Besos

    ResponderEliminar
  5. Eh, Toni, se te nota que te invité a comer el jueves. Se me han subido los colores al leer tu comentario. Mis "talentos" tienen mucho que envidiarle a tu afición de realizar muebles o las ideas de decoración que tienes. Eres una buena amiga y, aunque no nos vemos con mucha frecuencia, sé que siempre estás ahí. Gracias guapetona!!

    ResponderEliminar