jueves, julio 28, 2005

Pablo el Imitador

"Érase una vez un enano pegado a una mamá, que la seguía por todos lados e intentaba hacer todo lo que ella hacía". Así comenzaría un cuento cuyo protagonista sería Pablo, y en el papel secundario mamá Carmen. El día normalmente comienza con la llegada de Pablo a mi cama, si no llora antes, se acuesta un ratito a mi lado y cuando empieza a aburrirse me mete el dedo en el ojo y me dice "Despierta mami"; yo refunfuño que duerma algo más (no son más de las siete y media) y el se dirije a la cuna de Daniel "tiró la chupa mami", y luego me dice "toma las gafas mami, ponételas". A todo esto Daniel ha empezado a removerse en su cuna (normalmente ya ha comido a las seis y media y estaba echándose un sueñecillo después del madrugón).

Bueno, ¡qué remedio!, arriba todo el mundo. Luego de la papilla ( cuando la quiere) y del desayuno de papá y mamá (en el que también picotea) vamos al baño y me pongo las lentillas (mis ojos de plástico); yo abro un ojo y Pablo hace lo mismo. Mientras lo hace lanza una retahíla incomprensible como diciendo hoy tengo el ojo un poco rojo. Nos lavamos los dientes, él más bien muerde y chupa su cepillo y luego comienza la tarea diaria de "Acuérdate que no tienes pañales, dile a mamá o a papá que tienes ganas de hacer pipí o cacota".

Durante toda la mañana pedirá bañarse con mami, a lo que alegaré "más tarde, Pablo, ahora no"; él por si cae todas las veces se quitará los calzoncillos y se acercará a la bañera. Cuando por fin lo consigue, llevo sin bañarme a solas unas semanas ya; se queda a mi lado en la bañera y cuando le pongo el gel en la mano se lava con mucho interés, hasta sube la pierna al borde de la bañera para poder enjabonarse los pies (evidentemente como hace mami).

Otras imitaciones: cambiar pañales de Daniel, intentar de vez en cuando darle el pecho a su hermano, y las tareas de la casa: barrer y recoger lo barrido, limpiar el polvo, intentar usar la fregona (he tenido que dejar de fregar porque se pasa todo el rato "yo Pablo, tú no"). Y cuando consigue que le dejemos hacer algo solo (o al menos eso cree él) dice muy orgullos "Pablo hizo, Pablo puso, etc.". A ver si cuando llegue la hora de que me ayude algo más lo hace con tanto interés.

5 comentarios:

  1. jajaja... que bajito! lo de dar el pecho tiene que ser muy gracioso

    ResponderEliminar
  2. Yolanda López4:17 p. m.

    Querida Carmen:
    Tu Pablo es casi el hermano gemelo de mi Paquito, quien por cierto, cumplirà 3 años en octubre. Son muy lindas tus memorias. Yo empecé a escribirle cuando él aún vivía con las Hermanas de la Caridad y nosotros en casa. Luego, con la novedad y el trbajo, lo dejé. Volveré a hacerlo o bien crearé mi sitio como tú.
    Muchos besos a los cuatro.
    Desde México
    Yolanda : )

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja!! Pablo, eres mi ídolo!! Carmen, acabas agotada y no me extraña, pero no me dirás que te aburres con ese showman en casa!

    ResponderEliminar
  4. Mi hijo a pesar de sus 20 meses tb me intenta imitar... sobretodo en la ducha. Alguna vez nos hemos duchado juntos y me ha estado observando. Cuando se baña el solito quiere enjabonarse él mismo con la esponja y sino se la doy se pasa las manos por el cuerpo como si lo estuviera haciendo. Después coge el grifo de la ducha he intenta aclararse... claro el problema esta en que el agua va aparar por todos lados menos encima suyo y por más que cierro el grifo él ya sabe abrirlo. Muchas veces acabo empapada!
    Ah! Y la escoba parece que es su utensilio favorito... me la lleva a donde yo vaya y cuando he barrido me pasa el recogedor.

    ResponderEliminar
  5. Olivia; alguna vez se empeña en que le dé el pecho a él, le explico que no puede porque tiene dientes y se le pasa. Para lo de dar el pecho él he tenido que explicarle la diferencia entre hombre y mujeres, en cuestión de pechos, y todavía no lo ha comprendido muy bien. ;))

    Yolanda; qué alegría verte por aquí. Hace ya algunos años que no nos vemos, espero que no tardemos mucho en hacerlo y conozcamos a nuestros respectivos bajitos. Anímate a escribir tu propio blog, seguro que las aventuras de Paquito nos harán sonreír. Besos y apapachos.

    Maxiavida; el agotamiento es general al final del día, a veces antes, pero no dejo de asombrarme y por supuesto no me aburro con este bajito mío. Palabras nuevas, o frases utilizadas en el momento justo o acciones gamberriles varías están a la orden del día.

    Miskah; eso es exactamente lo que hace Pablo, lo de abrir el grifo se solucionó esta semana cuando lo abrió moviéndolo hacia el agua caliente. Se lo puso encima del bajo vientre y lo retiró enseguida, se le puso algo rojo y no se quejó mucho, sólo fue el susto pero ahora dice "Mami abre el grifo, Pablo no que quema". Hace poco Pablo descubrió lo del recogedor y ahora lo tiene que hacer él, para desesperación de su madre que quiere acabar pronto (aunque ya he desistido).

    ResponderEliminar