viernes, julio 08, 2005

¡¡Socorro, necesito un descanso!!

Hace unos días que no posteo, y es que el cansancio me puede al final del día. Daniel ya está mucho mejor, pero sigue reclamándome nada más verme. Lo pongo en su mantita y dura muy poco rato, la hamaca parece que le hace menos gracia y cuando lo tengo conmigo en la cocina, fregando o haciendo de comer, estoy todo el rato cantándole (le gusta mucho "Había una vez un barquito chiquitito..." o algo así porque ya cambio la letra de las canciones continuamente). Pablo que viene y me dice "Esa no mami, esa no" (se refiere a la canción). Lo malo es cuando intento dormir a Daniel cantándole y ya tengo a Pablo encima diciendo "esa no, esa no" a grito "pelao".

Estos días les ha costado dormirse a los dos. Pablo está ahora peor que la semana pasada con lo de la chupa y cuando está nervioso y no puede dormirse sólo repite " la chupita, la chupita,...". Resultado lloros y más lloros. Esta mañana no me dejaba hacer de comer, quería que me sentara con él en el suelo de la cocina y pedía la chupa. Lo tranquilicé un poco pero no hubo manera; terminé en el salón con Pablo en brazos llorando a mares y Daniel en la hamaca haciendo pucheros hasta que no pudo más y también empezó a llorar. Menos mal que Pedro trabaja en casa y me echó un cabo, sino todavía estoy allí sentada.

Intento descansar al mediodía, después de comer, si hay suerte Pablo se echa la siesta y Daniel duerme en su cuna; aprovecho para hacer un par de cosas que no puedo hacer con ellos y me echo un rato. Mi alegría dura poco porque Daniel suele despertarme unos quince minutos después, bueno menos da una piedra desde luego. Digo yo que cuando pasen un par de añitos me dejarán estos locos bajitos dormir más seguido, quién sabe?.

3 comentarios:

  1. Upssss... Pues hasta que se te vayan de campamento aún te queda un tiempito, pobriña.

    Un besiño y mucho ánimo

    ResponderEliminar
  2. es una locura, las mamás con las que hablo dicen tod@s que son unos años duros pero que después compensa mucho. Yo también fatal a veces, cuando nació la nena hace casi un año lo pasé mal, el nene había cogido la varicela justo en ese momento y yo reponiéndome de la cesárea en el hospital. Aprovecho los días laborables cuando libro la mañana y están en la guardería para mis cosas. Quizás al llevarse menos los tuyos es mejor, pero prepárate porque cada vez son más traviesos.
    Gracias por tus comentarios; mira el libro de las huellas de los dedos convertía las huellas en cosas: personas, nubes ... en junio no estaba agotado, así que por mi post no creo que fuera, hihi. Las telas son de algodón y tienen ese tacto, tengo visto telas de esa casa en muñecas a la venta en internet.

    ResponderEliminar
  3. Pues si Maxiavida, los campamentos tardarán algún tiempo y no creas que me separaría de ellos así como así. Eso de contigo porque no vivo y sin ti porque me muero, pues algo así.

    Me pregunto cómo estaré cuando empiece a trabajar como tú Olivia. Pero si consigo trabajar a finales de año será en educación secundaria, y supongo que los horarios serán de mañana y preparar clases por la tarde. A ver cómo me las arreglo.

    Lo de la pintura de dedos lo he solucionado, porque mi hijo sólo quiere meter los dedos en el bote y "manchar" hojas, dejaremos la creatividad para el verano del año que viene.

    ResponderEliminar