domingo, septiembre 25, 2005

El "pequeño accidente" de Pablo

Este sábado fuimos a un centro comercial cercano para ver un par de tiendas de ropa, no me gusta nada ir de compras pero mi armario está bastante anticuado y ahora que empiezo a trabajar de nuevo quería echarle un vistazo a lo que se llevaba para ir haciéndome una idea. Además teníamos que sellar una garantía y le habíamos prometido a Pablo que le compraríamos "una moto", por la que lleva toda la semana poniéndose bastante pesado, varios días sin querer salir de la guardería porque estaba en "su moto" (un correpasillos bastante gastado que le encanta). Ya nos estábamos preparando para comprarle uno, en vez de una moto de juguete en miniatura, y al final se inclinó por un quad de juguete y un coche estilo Alonso aunque con Goofy.

Justo al entrar en el centro comercial lo llevé al baño, iba sin pañal, e hizo pipí; pero luego nos tomamos un café y él bebió mucha agua. Seguimos la visita, le dí de comer a Daniel mientras él iba a la juguetería con su padre y llegaba muy contento de su compra y luego nos fuimos a Zara para ver ropa para mí; de allí a Mango (son tiendas en las que no tienen tallas grandes pero sólo quería ver que es lo que se llevaba este invierno. Estaba enseñándole unas bufandas y chales de punto a Pedro cuando oímos: "Pipí mami"; Pablo estaba en la esquina de un sillón cercano, muy tieso y con un charco de padre y señor mío en el suelo. Su cara era un poema, lo tranquilizamos y pedí a una dependienta si podía pasar al baño de la tienda, le dije el porqué y no hubo problemas. Menos mal porque los baños de la planta quedan bastante lejos y el recorrido hubiese sido una aventura. Pasado el "susto" Pablo se lo pasó muy bien en el baño, iba de un lado para otro en calzoncillos riéndose; menos mal que había puesto una muda en el coche por si pasaban estos accidentes.

El problema es que siempre que le pregunto que si quiere hacer pis me responde que no, a veces nos dice "Mañana, mañana hace pis", y le había preguntado dos minutos antes y no había pasado ni dos horas desde su visita al baño, pero no nos dimos cuenta del detalle del agua. Supongo que se repetirá porque él no está por la labor de avisar todavía, sólo espero que nos toque en un lugar donde la gente sea tan comprensiva y simpática como en Mango.

3 comentarios:

  1. por si te sirve de consuelo... Jan está igual. ;)

    ResponderEliminar
  2. Supongo que esta etapa tiene que ser así, nada a llevar siempre una muda de ropa por lo que pueda suceder.

    ResponderEliminar