miércoles, septiembre 21, 2005

Pablo y los Robots

Ahora que hemos impuesto "toque de queda" en casa para ver si los bajitos caen antes en los brazos de Morfeo, nos quedamos en el salón oyendo música suave, he desempolvado grabaciones que tenía de mis tiempos de universidad con música New Age grabada de un programa de radio llamado "Diálogos 3" que todavía se emite en Radio 3; y leyendo cuentos. Al principio, Pablo no atendía a lo que leíamos pero poco a poco se queda atento y quiere que sigamos leyendo.

Antes del verano tenía un cuento favorito que había que leerle todas las noches, es un pequeño cuento sobre la película Robots en el que se resume, muy resumido, la historia en Rodney y los Oxidados. Pues bien, desde el principio Pablo se aprendió los nombres de los personajes, aunque algunos con dificultades a la hora de pronunciarlos, reconociéndolos a todos cuando los veía. Ahora después de tanto tiempo se queda un momento pensando en quién era quién, y le ha dado la cosa de cambiarle el nombre a la única fémina del cuento, a Piper la llama "Lupel". No sabemos de donde sale el cambio, pero cada vez que le preguntamos "¿quién es ésta?", responde "Lupel"; cuando leemos su nombre en el cuento él dice "Piper no, es Lupel". No sabemos que hará cuando vea la película, si le hablará a la tele diciendo ésa no se llama así.

Por ahora funciona lo de acostarse algo más temprano, aunque sigue alrededor de las 10:15 la hora de ver la cama, tanto él como Daniel, a ver si con el invierno vamos acortando el tiempo y me queda algo de la noche para trabajar en el patchwork y hacer algo de punto. He comenzado hoy a hacer experimentos, con una madeja de hilo que me sobró hace tiempo de unos bolsitos que les hice a mi hermana y mi sobrina, para ver si me sale un osito hecho de ganchillo que ví en una página japonesa de la que Olivia-P nos regaló el enlace en uno de sus "nutridos" posts. Lástima que el hilo sea blanco, pero me sirve para ver si soy capaz de hacerlo, ya les contaré mis progresos. La colcha sigue acolchándose, muy despacito, que no puedo ponerme sino de noche y hay que hacerlo a mano, con una aguja diminuta y repasando todas las uniones de las telas (espero terminar antes de año nuevo!!).

3 comentarios:

  1. si no te sale te puedo pasar alguna explicación en castellano, yo aún no hice el osito pero no creo que sea demasiado difícil, pero si trabajoso!. La próxima semana quizás me llegue el libro de las casitas, estoy supercontenta porque pedí además uno de crochet, ya te informaré. Oy, tu utilizas una tijera especial para cortar los retalitos, tipo rueda de pizza? será un gasto tonto quizás, no sé.

    ResponderEliminar
  2. Pues creo que sí Olivia, voy a necesitar esa explicación, sobre todo para guardar las proporciones del osito, y que estoy algo "anquilosada" y no me está saliendo bien. Te pasaré mi correo.

    El "cortador" de pizza, como tu lo llamas, es interesante cuando trabajas en serie, es decir tienes que cortar un número determinado de piezas de tela iguales, si no es así yo creo que puedes empezar con una tijera, bien afilada, eso sí. A mi me salió unos 30 euros hace tres años, además necesitarías la regla y la base para cortar. Primero mira las instrucciones del libro y después decide si haces el desembolso. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. chuculeta(arroba)gmail.com

    ResponderEliminar