martes, abril 26, 2011

Superviviente

Con esta palabra se refirió esta mañana a Daniel su oncólogo, me sonó rara, fuerte; hasta ahora había sido un paciente "en remisión". Después pensé que eso es realmente lo que es, un superviviente de una enfermedad dura pero de la que se puede salir. La analítica dentro de la normalidad, la revisión normal, sin nada que destacar. A finales de julio tendremos la siguiente, para esa fecha queda una espirometría (una prueba para diagnosticar el asma para la que está tratándose pero que no se la han diagnosticado con pruebas) y una revisión por el cardiólogo porque, ahora me entero, los niños con los tratamientos para estas enfermedades tienen que seguir revisiones cardiológicas. Daniel tiene un soplo "inocente" diagnosticado antes de la leucemia que no es más que eso, inocente. 

Le pregunté qué probabilidades tenía de tener otro cáncer en el futuro y me dijo que no muy diferente a otros niños porque no había sido irradiado (los tratamientos de radioterapia incrementan la posibilidad), que se consideraba curado de la enfermedad a los cinco años, yo sonreí y dije: "bueno, ya casi han pasado cuatro" y me aclaró: "después de finalizado el tratamiento". En Junio le quedarán todavía 3 años más antes del alta definitiva. Según dicen los primeros años después del fin de tratamiento tienen una relativa posibilidad de una recaída, después de los 7 años es más raro. Soy bastante positiva en este aspecto, aunque siempre hay una leve sombra, no pienso en una recaída en estos momentos.


Es la primera analítica que le realizan en el brazo y se portó como un campeón, lo que más le dolía era la goma que le apretaba el brazo, no lloró, sólo sopló como cuando le pinchaban en el reservorio. Después un merecido desayuno en la cafetería del hospital, a Dani le encanta ir allí y pedirse unas tostadas, o un bocadillo de pollo o de tortilla española como hoy, y da gusto verle comer. En mitad del desayuno se levantó y se vino hacia mi silla, se sentó encima de mi y cuando le dije que cómo iba a comer me dijo, alargando las manos a su plato y su batido, "ahora me traigo mi mundo aquí" y terminó su desayuno conmigo. ¡Me dieron ganas de comérmelo a besos!

10 comentarios:

  1. Felicidades
    con lágrimas emocionadas!

    ResponderEliminar
  2. Ay, chica, a veces cuando miramos para atrás no nos creemos lo que hemos pasado y lo fuerte que hemos sido. Me alegro de haber pasado "unos bloques" junto contigo en aquéllos momentos. Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Hola Carmen. Muchas felicidades con mucho cariño y alegría. Besos para tus niños y para ti.

    ResponderEliminar
  4. Qué alegría, se me llenan los ojos de lágrimas por lo bien que está y por lo amoroso que es. Felicidades por partida doble.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena! Me alegro de que todo vaya bien y a disfrutar del buen tiempo :) Me emociona leerte. Seguid así de fuertes.

    ResponderEliminar
  6. Ay que disfrutar de lo bueno!! Olvidar es imposible pero ahora, intentando mirar atrás poquito, las cosas van fenomenal y es lo importante!!! Me como a Daniel con esa frase!!

    ResponderEliminar
  7. : ) que buenas, besos familia, besos guapa!

    ResponderEliminar
  8. me encantan las buenas noticias! Besos!!!

    ResponderEliminar
  9. Sois unos valientes, y con vuestra actitud transmitís una enorme esperanza.

    Besos y abrazos a montones.

    ResponderEliminar